BPM y Tempo ¿Qué son? / Curso DJ online #5

Continuando el análisis estructural de la música electrónica, en este capítulo, vamos a ver con detalle, qué son los BPM's y el Tempo apoyándonos en la explicación de Sergei Rez.



¿Qué es el TEMPO?


El tempo, es la velocidad a la que van a aparecer los tiempos o negras.

¿Y... los BPM's?


El Tempo lo vamos a medir en BPM, estas siglas hacen referencia a Beats Per Minute, golpes por minuto. Recordemos que en la mayoría de géneros de la música electrónica, los bombos o golpes coinciden con las negras o tiempos.

Por lo que si, por ejemplo, un track de Deep House está producido a 120 BPM, y nosotros contamos los bombos durante un minuto (en el que no haya parones), llegaríamos a contar 120 bombos exactos en un minuto.

La música electrónica, al estar hecha por ordenador, tiene una precisión exacta, así que si un track está producido a 120, será 120’00.

tempo
El popular software de producción de música, Logic Pro 9



El tempo es constante y por eso nos va a permitir una mezcla entre tracks perfecta.

En otros géneros que no estén editados o creados por ordenador, la cosa puede cambiar y puede no ser un tempo perfecto.

Como puedes imaginar, una canción que va a 125 BPM será más rápida, que una que va a 115 BPM.

En la música electrónica de hoy, por lo general (no en todos los subgéneros) se oscila entre los 110 y 130 BPM.

BPM en Beatport
Portal de venta de música en formato digital, Beatport

Si te preguntas a qué velocidades se producen los géneros más populares de la música electrónica, aquí te dejo unos interesantes datos para que veas por donde van los tiros en la actualidad:

BPM’s POR GÉNERO


  • HOUSE: 120-130 BPM
  • DEEP HOUSE: 120-125 BPM
  • TROPICAL HOUSE: 110-115 BPM
  • PROGRESSIVE HOUSE/ BIG ROOM: 128-136 BPM
  • TRAP: 140-150 BPM
  • DRUM&BASS: 160-180 BPM
  • HARDSTYLE: 150-160 BPM
  • DUBSTEP: 140-175 BPM
  • REGGAETÓN: 70-120 BPM
  • TRANCE: 125-150 BPM


Todo esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de mezclar. No debemos pretender variar MUCHO la velocidad de un track, ya que vamos a destruirlo.

Si un tema está hecho a 100 BPM, para mezclarlo no deberíamos ponerlo a 130 BPM, salvo excepciones, por mucho que el siguiente track que queremos poner vaya a 130 BPM.

Como dice Sergei en el vídeo complementario, no deberías tener la intención de mezclar temas tan diferentes, salvo que estés en plena sesión y quieras cambiar de género o casos similares.


Más adelante veremos sus formas creativas de hacer estas transiciones más bestias. 

En el próximo capítulo veremos el control del Pitch, la herramienta que gestiona el Tempo durante la mezcla. 


Vídeo complementario de Sergei Rez